Volver al Glosario

Guía completa sobre la entregabilidad: qué es y 8 consejos para mejorarla

1. A6 Header Image

¿Te atreves a imaginar cuántos correos electrónicos se enviaron al día durante 2020? Algunas encuestas afirman que cerca de 306 mil millones y se espera que para 2025 esa cifra ascienda a los 376 mil millones (Statista). ¿Te imaginabas que eran tantos? 

Sin embargo, pese a su popularidad y eficacia a la hora de ayudar a las empresas a convertir más interacciones en conversiones, no todos esos correos llegan siempre a donde tienen que llegar: la bandeja de entrada de tus suscriptores.

Son muchos los factores que intervienen en la entregabilidad de los correos electrónicos. Coincidirás con nosotros en que, sea cual fuere el motivo, a ninguna empresa le gusta (ni le rinde económicamente) enviar todo el esfuerzo de una campaña de email marketing a la carpeta de spam de sus clientes.  

Por suerte, puedes hacer muchas cosas para cuidar la entregabilidad de tus correos electrónicos y asegurar que el mayor número de ellos llegue a destino. En esta guía encontrarás todo lo que necesitas saber sobre la entregabilidad de tus emails: qué es, por qué importa y ocho consejos para cuidarla y mejorarla.

Pon los siguientes consejos en práctica y conviértete en un pro en llegar a la bandeja de entrada de tus clientes.

¿Qué es la entregabilidad? 

La entregabilidad hace referencia a la capacidad que tienen los correos electrónicos enviados para alcanzar la bandeja de entrada de tus suscriptores (sin tener en cuenta si las personas posteriormente abren o no esos correos).

Al comparar el número de emails enviados con el número de emails que alcanzaron la bandeja de entrada, es posible calcular la tasa de entregabilidad.

2. A6 Tasa de entregabilidad

Tasa de entregabilidad. Fuente: ActiveCampaign.

La tasa de entregabilidad es buena cuando se sitúa por encima del 95 %. Con la ayuda de una plataforma de email marketing como ActiveCampaign, puedes conocer el porcentaje exacto de correos entregados, abiertos o rebotados de una campaña.

¿Por qué la entregabilidad es tan importante?

La entregabilidad del email importa por varios motivos. El primero, y más evidente de todos, es porque tú envías emails para que tus clientes los reciban, ¿verdad? Por ende, si los correos electrónicos no llegan a la bandeja de entrada de tu audiencia, no solo no habrás cumplido con el objetivo de tu campaña, sino que también habrás desperdiciado tiempo y recursos al diseñarla.

Y allí no acaba el problema. Cuando las personas te ofrecen sus datos, hacen un pacto tácito contigo y te dan su consentimiento para que les envíes información directamente a su bandeja de entrada. Por ende, cuando esos correos no llegan a destino, perjudicas tu credibilidad y rompes con ese pacto.

En resumen, una tasa de entregabilidad baja afecta la reputación, la credibilidad y, en última instancia, las ventas de una empresa. Cuidar la entregabilidad es crucial para el éxito del email marketing.

¿Qué factores perjudican a la entregabilidad en el email marketing?

Son muchos los factores que influyen en la entregabilidad. Algunos pueden incluso estar fuera de tu control (como cuando la persona tiene la bandeja de entrada llena o cuando ocurre un problema técnico).

Veamos primero cuáles son algunos de los problemas más frecuentes que afectan la capacidad de entrega de los correos, para luego entender de qué manera es posible afrontarlos o evitarlos por completo.

La mala reputación del remitente

Los proveedores de email como Yahoo, Gmail y Outlook utilizan diferentes criterios para asignar una puntuación a quienes envían un correo. Que se cumpla o no con estos criterios impacta en la reputación de ese remitente, y una baja reputación impacta, a su vez, en la entregabilidad de los correos electrónicos.

Mientras una reputación baja puede significar que algunos de tus correos acaban en la carpeta de spam, una reputación extremadamente baja puede significar que absolutamente cada correo que envías no se entrega, lo cual pone a tu tasa de entregabilidad en cero.

 Algunos de los criterios de puntuación son los siguientes: 

  • Cantidad de emails que se envían. Las variaciones muy grandes en el envío (enviar cientos de correos una semana y ninguno la semana siguiente) hacen que la reputación del remitente se ponga en duda.
  • Cantidad de correos marcados como spam por quienes los reciben.
  • Si quien remite los envíos forma parte de una lista negra o blacklist. Estas listas agrupan a direcciones IP, servidores o dominios que envían correos spam o phishing.

La baja calidad de la lista 

Tener una lista con cientos de contactos no es sinónimo de éxito o de más conversiones. Ya sea porque la persona no quiso darte su dirección de correo electrónico legítima o porque quizás cometió un error de tipeo, enviar correos a direcciones inexistentes o inactivas aumentará tu tasa de rebote, lo que, a su vez, impactará negativamente en la entregabilidad.

Interacción del usuario

Los proveedores de correo electrónico más avanzados son capaces de analizar el comportamiento de la persona usuaria: si borra el correo electrónico sin leerlo, si lo marca como spam o como intento de phishing, o si, por el contrario, interactúa con ellos, los guarda en carpetas dedicadas o los reenvía a otros contactos.

Si el comportamiento demuestra cierta hostilidad hacia tus correos electrónicos, la entregabilidad puede verse comprometida.

Filtros anti-spam

Los proveedores de servicios de correo electrónico utilizan spamtraps (filtros anti-spam) para proteger a las personas de los correos no deseados.

Estos filtros se ocupan de analizar elementos del correo como las imágenes, el texto y el nombre del IP del remitente para enviarlos directamente a la carpeta de spam si hubiese algo que parece sospechoso.

Dirección IP del remitente

La dirección IP del remitente (un número único que se usa para identificar a un dispositivo o a una red) también acarrea una reputación propia. Y, nuevamente, una baja reputación implica una baja entregabilidad ¿En qué se basa esa reputación? 

Principalmente en el tiempo y la cantidad de emails que se envían desde esa IP. En otras palabras, cuanto más antiguo sea ese dominio y cuanto más constante sea el volúmen de correos que envía, mejor será su reputación. 

Por otro lado, al enviar un correo se puede elegir entre una IP dedicada (una IP en la que tú eres la única persona usuaria) o una IP compartida (en la cual hay varias personas usuarias que usan esa identificación).

Si con quienes compartes la IP tienen una mala reputación, esto también puede afectar tu entregabilidad. Cabe destacar que las herramientas de email marketing suelen llevar un control de sus direcciones IP para que no existan estos conflictos entre sus clientes. 

Con tantos factores que influyen en la entregabilidad estarás comenzando a pensar que hacer que un correo electrónico llegue a la bandeja de entrada es casi un milagro. Pero realmente no. 

Si sigues algunas buenas prácticas, es posible mejorar y mantener una buena reputación y tasa de entregabilidad. Te contamos cuáles son esas prácticas.

8 consejos para mejorar la entregabilidad

Imagina que tienes una lista con 1000 suscriptores y que tu tasa de entregabilidad indica que solo 860 reciben los correos. ¿Deberías conformarte con una tasa de entregabilidad del 86 %? Lo mejor es que no. Y te explicamos por qué. 

Tener una tasa de entregabilidad alta no equivale a tener una tasa de apertura alta. Quizás tu tasa de apertura sea del 30 o el 40 %, por lo cual, para lograr el mayor número de conversiones posibles, debes intentar que tu entregabilidad sea lo más alta posible también.

Ya sea que tu entregabilidad sea muy baja o que solo necesite unos pocos ajustes, los siguientes consejos te ayudarán a poner todo a tu favor para que la mayor cantidad de correos electrónicos lleguen a destino.

1. Utiliza una herramienta de email marketing avanzada

Si quieres despreocuparte a la hora de hacer campañas de email marketing, vale la pena que dediques unos minutos a escoger una herramienta de envío de correos que esté a la altura de tus necesidades.  

A pesar de que los correos electrónicos están en la nube, aún así necesitan utilizar elementos de software y hardware para operar. La estructura de dichos elementos impacta en la entregabilidad de los emails. Por ende, elegir una herramienta de email marketing robusta, capaz de administrar y enviar grandes volúmenes de correos electrónicos es crucial.

En ActiveCampaign estamos tan seguros de nuestra entregabilidad que lo hemos incluido en nuestros compromisos con el cliente. Cada mes entregamos miles de millones de correos electrónicos en el momento y lugar adecuado.

Además, utilizamos varias estrategias para mejorar tu puntuación de entrega (algunas de las que desarrollaremos más adelante), tales como las siguientes:

  • Limpieza automática de listas.
  • Envío de contenido relevante.
  • Uso de autenticación doble.
  • Fácil cancelación de la suscripción.
  • Monitoreo de campañas.
  • Uso de un proveedor con buena reputación.
3. A6 Review

Reseña cinco estrellas sobre ActiveCampaign en G2. Fuente: ActiveCampaign. 

2. Bríndale a tus suscriptores la opción de opt-in

Muchas veces un correo puede venir de un dominio legítimo, pero aún así no ser considerado como tal por la persona que lo recibe. Y ya sabes qué hará esa persona con ese correo (todos los caminos ilegítimos conducen a la carpeta de spam).

Una de las mejores prácticas que puedes aplicar es incorporar el sistema opt-in a la hora de añadir suscriptores a tu base de datos. 

¿Qué es el opt-in simple?

El opt-in simple requiere que la persona realice una única acción para convertirse en suscriptor, como agregar su dirección de correo a una lista o enviar un formulario. Y aunque es una manera de obtener su consentimiento, no siempre la persona es totalmente consciente de que está brindando su autorización para recibir esos mensajes. 

Esto suele ocurrir cuando alguien brinda su correo electrónico como parte de los datos de envío de un pedido, pero acaba recibiendo el newsletter de la empresa cada semana. No suena a que sea contenido por el que haya dado su consentimiento para recibir, ¿verdad? Por ello, es mejor optar por el opt-in doble.

¿Qué es el doble opt-in?

En este caso, la persona debe realizar dos acciones para volverse suscriptor: agregar su dirección de correo electrónico y dar su consentimiento tras recibir y abrir un enlace de confirmación en su correo electrónico.

Esto te garantizará que solamente las personas más comprometidas se den de alta en tu lista (y posiblemente nadie te envíe a su carpeta de spam).

3. No caigas en el error de comprar listas de contactos

Comprar listas de contactos no implica conseguir clientes leales para tu negocio. Esta mala práctica no solo daña tu imagen y reputación como empresa (¿quién confiaría en un negocio que no es capaz de invertir tiempo en captar clientes legítimos?), sino que, en muchos países, viola los derechos de privacidad de las personas. 

¿Qué otros males acarrea esta práctica? Cuando una persona recibe un correo que no le interesa, puede borrarlo o, en el peor de los casos para ti, marcarlo como spam. Si las personas marcan tus correos electrónicos como spam con cierta frecuencia, terminarás siendo añadido a una lista negra y tu entregabilidad se verá comprometida.

Hagas lo que hagas, invierte tu tiempo y tu dinero en alimentar tu CRM con datos orgánicos, datos de leads que te han dado su consentimiento para que los contactes y a los que puedes nutrir y convertir en clientes leales con el paso del tiempo.

4. Limpia tu lista de contactos con frecuencia

Mantener una lista de correos limpia se parece un poco a lavarse los dientes. Cuanto más veces te laves los dientes, menos chances tendrás de que te salgan caries, ¿verdad? En el caso de los emails, cuanto más limpia esté tu lista de contactos, menos chances tendrás de que la entregabilidad se vea afectada.

Al limpiar la lista podrás detectar los hard bounces o rebotes duros (aquellos que se dan cuando envías un correo a un contacto inactivo) y eliminarlos inmediatamente. Por otro lado, también podrás detectar aquellas direcciones con poca interacción y planear una estrategia de email engagement para recuperar su atención.

Las herramientas de email marketing te permiten programar automatizaciones para limpiar tus listas de manera ininterrumpida mientras tú te dedicas a otras tareas, como crear contenido de calidad para tus suscriptores más comprometidos.

Y recuerda brindarle siempre a tus suscriptores la opción de darse de baja de tu lista. Es cierto que, si bien una tasa alta de desuscripción puede también afectar a la entregabilidad, a la larga, una lista que no está depurada trae consecuencias más severas.

5. Cuida la apariencia y el contenido de tus correos electrónicos 

La primera alarma que debe sonar si notas que las métricas de email marketing están sufriendo (tu tasa de entregabilidad y apertura son bajas, y tu tasa de rebote es alta) ¡es la alarma del contenido! Si quienes optaron por recibir tus correos no interactúan con ellos, debes revisar la calidad del contenido. 

Si de manera repetida reciben contenido que no les interesa, es más probable que se den de baja o que te marquen como spam. Si el contenido que envías es interesante y de buena calidad, entonces es hora de prestar atención a la línea de asunto.

¿Tu asunto es lo suficientemente atractivo? Recuerda que con algunas herramientas de marketing automation puedes realizar pruebas A/B para saber qué línea de asunto consigue más interacciones antes de enviar un correo masivo. 

4. A6 Test A B

Haz una prueba A/B/C/D/E y analiza hasta 5 elementos diferentes en tus correos electrónicos antes de enviarlos. Fuente: ActiveCampaign.

Pero hay una cosa más que puedes hacer para cuidar la interacción de tus suscriptores con tu contenido. Te lo contamos en el siguiente paso.

6. Segmentar a tus contactos en listas 

La mejor manera de mejorar la interacción de tus suscriptores con tu contenido es enviándoles información que les interese. Para ello, puedes hacer una segmentación de clientes utilizando tu herramienta de marketing.

Así, puedes aprovechar los campos para clasificar a tus contactos a partir de  la información que tienes (ubicación geográfica, edad o profesión, por ejemplo) y las etiquetas personalizadas para agruparlos en cualquier tipo de lista (por ejemplo, una lista llamada «interesados en producto X» o «interesado en webinar»).

5. A6 Segmentacion

Con la segmentación, separas a los contactos según criterio que tú quieras. Fuente: ActiveCampaign.

Después envía campañas de email marketing en el momento adecuado, con la información adecuada y maximiza las posibilidades de interacción (y tu tasa de entregabilidad).

¿Quieres darle un toque diferente a tus emails y aumentar la interacción de los contactos? Fíjate en este artículo sobre cómo usar GIF animados.

7. Envía mensajes de manera consistente

El envío de correos de manera consistente es clave, no solo para que tu lista de contactos crezca, sino para mantener la entregabilidad alta.

Es cierto que, en algunas ocasiones (como cuando envías promociones), tienes que enviar correos electrónicos de forma masiva durante un corto periodo de tiempo. Sin embargo, si tu servidor de correo electrónico nota un cambio de conducta muy brusco en los envíos, puede que considere tu contenido como spam

La mejor manera de evitar que eso ocurra es usar tu herramienta de marketing para incrementar de manera gradual el volumen de los envíos. Así ajustas a tu servidor de correo a un volumen de correos más alto. 

8. Presta atención a la autenticación: utiliza SPF y DKIM

La autenticación de emails les permite a los proveedores de servicios de correos (ISP por su nombre en inglés) decidir si un email recibido es legítimo o no. Si algo en el dominio del emisor parece sospechoso, la entregabilidad se verá afectada.

SPF (Sender Policy Framework) y DKIM (DomainKeys Identified Mails) son dos herramientas que los emisores utilizan con frecuencia para autentificar sus emails o, en otras palabras, verificar su identidad.

¿Qué son el SPF y el DKIM?

El SPF es un tipo de autenticación que se utiliza para validar un correo electrónico y asegurar que proviene de un proveedor de servicios de correo electrónico autorizado. Cuando un correo se envía, pasa por un filtro o lista de direcciones IP autorizadas para hacer envíos desde ese dominio. Esto facilita que se detecten a spammers que intentan hacer envíos utilizando tu nombre. 

Si el correo electrónico proviene de una dirección IP no reconocida en esa lista, no será entregado al destinatario.

El DKIM, por su parte, es otra herramienta de autenticación y le ofrece a la persona que recibe el correo electrónico una manera fácil de validar su autenticidad. ¿De qué manera? Mediante una firma criptográfica en la cabecera del correo y utilizando una clave pública en la web para corroborar dicha firma. 

Todos los correos enviados desde ActiveCampaign utilizan por defecto la firma DKIM de ActiveCampaign, es decir que validan que proviene de su dominio, aunque también se puede configurar la firma para usar un dominio propio. La intención del DKIM es evitar correos spam y prevenir que quien los reciba responda a correos ilegítimos.

Con la herramienta de autenticación de ActiveCampaign, te puedes asegurar de que tus correos electrónicos siempre estén debidamente autentificados. 

Pon tu entregabilidad en manos de expertos 

6. A6 Entregabilidad

En ActiveCampaign, somos líderes en la entregabilidad de correos electrónicos. Fuente: ActiveCampaign.

La entregabilidad es un ciclo que se retroalimenta: cuantos más correos llegan a destino y más interacciones tienen, mejor se vuelve. Por el contrario, cuanto menos interactúen tus suscriptores o más problemas tengas con correos rebotados, más baja será la entregabilidad.

Por eso, elegir una herramienta de email marketing robusta es crucial para cuidar la entregabilidad. 

Con ActiveCampaign puedes rastrear y monitorear cada email que envías para conocer la tasa de apertura, de clics o si hubo algún rebote, y gozar de la tranquilidad de saber que envías el contenido correcto, a la persona correcta, en el momento correcto.

Lo más importante de todo es que puedes tener tranquilidad y confiar en que tus correos electrónicos llegan a donde tienen que llegar: la bandeja de entrada de tus clientes. 

Descubre tú también por qué más de 150 000 empresas ponen en nuestras manos su entregabilidad.